“Elegir destino al viajar es como escoger el nivel en un videojuego, puedes adaptarlo según tu propósito”

“Elegir destino al viajar es como escoger el nivel en un videojuego, puedes adaptarlo según tu propósito”

¡La sección de entrevistas de Exprimeviajeros del Mes cumple ya un año!

Nuestra exprimeviajera número 13 se llama Marina Fernández Garay, tiene 23 años, es de Murcia y ha estudiado psicología. Actualmente se encuentra especializándose en neuropsicología e intervención social y comenta que justamente esa pasión o vocación por lo social y humanitario es lo que le ha conducido a su otra gran pasión, que es viajar y, sobre todo, aterrizar en lugares y culturas opuestas.

¿Cuál es el mayor chollo con el que has volado?

Siempre me ha gustado buscar el mayor chollo, comparando y rastreando en mil páginas, intentando encontrar el ofertón como chute de adrenalina. Me acuerdo en un viaje que hice para visitar a unos amigos en Italia y Bélgica en el que encontramos un vuelo baratísimo por 5 euros de Bruselas a Budapest, fue un desvío inesperado pero irrechazable por ese precio.

¿En cuántos países has estado? ¿Cuál es el que más te ha gustado?

He estado en 18 países, los últimos en los que estuve viajando de mochilera fueron Tailandia, Malasia y Singapur.

Del que mejor recuerdo me llevo, porque pude vivir allí una temporada y conocí a gente maravillosa fue Tailandia. Hicimos turismo mucho más natural por el sur, yendo por las islas menos masificadas y turísticas posibles, de las cuales Koh Tao fue la que me enamoró, pero a pesar de todo lo que más me llamó la atención de Tailandia no fueron ni sus preciosas islas ni la polifacética Bangkok, sino la gente, sobre todo los locales de los pueblecitos más humildes. Me fascinó su amabilidad, su tranquilidad, su conformidad con la vida tan infravalorada, vivían sin pedir y sentía que ellos vivían con mucha más paz que cualquier occidental pudiese siquiera imaginar.

Llegué pensando que nosotros, los turistas, vemos belleza en la pobreza o humildad de Tailandia, pero después entendí que nuestro estándar de pobreza y de calidad de vida está muy distorsionado. En Tailandia todo es más fácil, más tranquilo, más pacífico, una ‘low life’ envidiable.

¿Cuál dirías que es la razón que te impulsa a viajar?

El cambio, además de las múltiples cosas que te puede aportar viajar, más allá del turismo, o conocer algo diferente, es la sintonía del viaje con respecto a tu propio estado de ánimo.

Creo que viajar te brinda un abanico de lugares que te permiten lograr diferentes propósitos, posiblemente te haga sentir cosas que nadie te ha hecho sentir, ponerte contra las cuerdas, pasear de forma anónima, desconectar de lo que te rodea, fugarte brevemente con alguien, desarrollar el instinto de supervivencia, afrontar o disfrutar la soledad o perder la vergüenza entre otras cosas, y cada una la puedes encontrar según el propósito del viaje que elijas, es poder escoger el nivel de un videojuego de aventuras.

¿Alguna comida típica de un país con la que te quedarías en especial?

El pad-thai, el plato más tradicional de Tailandia, en donde se combina pasta de arroz con verduras y gambas (aunque también se hace de pollo u otros ingredientes). Es un plato sano, sabroso y sencillo, además de barato (los hay desde 1 euro y poco) al ser vegetariana, a priori parece que es un reto poder comer rico y variado mientras viajas, pero la comida tailandesa es perfectamente amoldable a todas las dietas, y en este caso tanto el estómago como el bolsillo lo agradecieron.

¿Sueles planear los viajes con mucha antelación?

Depende de la lejanía, la duración y el coste del viaje, normalmente las escapadas por Europa suelo hacerlas con un mes o dos de antelación, y como mucho suelen ser de 1 o 2 semanas. Los viajes a otros continentes, sin embargo, como el que hice a Asia, lo organicé con un amigo con 6 meses de antelación, más que nada por el costo de los vuelos, el tema de las vacunas y visados.

Para viajar en verano, ¿mochila o maleta?

Depende de lo que te pida el cuerpo, a mi quizá por la edad me pide más movimiento y aventura para así coger la ‘tranquilidad’ de la rutina con ganas, y también creo que la veintena está para patearse todo lo que te permita la juventud, por lo que siempre elijo mochila e itinerarios más ‘low-cost’ al margen del destino, más aventura asegurada, y también destinos más exóticos y lejanos, tanto como el bolsillo lo permita, creo que es un plus en la maduración y otra forma de crecer y curtirte.

¿Cuál es el lugar que actualmente tienes más ganas de visitar?

Nepal, me gustaría llevar a mi padre en su 65 cumpleaños un mes a un santuario a modo de retiro espiritual, ya que es una de las cunas del budismo y me encantaría vivir la experiencia con él.

¿Un lugar para una escapada rápida de puente o fin de semana?

Granada, sin duda, en mi caso por cercanía y porque lo he hecho más de una vez, es una ciudad preciosa, que no defrauda, pequeñita y de la cual nunca te cansas, es genial para desconectar porque te transporta a otra esencia bien por la estética o por el rollito ‘hippie’ que tanto la caracteriza, las tapas, sus calles, su mezcla cultural y la esencia universitaria e incluso internacional, ya que es una ciudad ‘de paso’ perfecta para experimentar y formarte. Esto hace de Granada una ciudad combo, en donde 2 o 3 días son suficientes para transportarte a otra realidad y desconectar.

¿Cómo conociste Exprime Viajes?

Por Instagram, siempre he seguido muchas cuentas de viajes, de ofertas y divagando la encontré y me gustó su contenido, no eran sólo ofertas sino curiosidades de diferentes lugares y tips muy útiles para viajeros.

Pincha aquí y suscríbete a nuestra newsletter