Stopover gratis: Cómo conseguir volar a dos destinos por el precio de uno

Stopover gratis: Cómo conseguir volar a dos destinos por el precio de uno

Los vuelos con escalas largas o stopovers, son una magnífica manera de conocer dos o varias ciudades por el precio de tan solo una. En la mayoría de los casos puede gestionarse de forma gratuita con la compañía aérea que vayamos a volar, solicitándoles el alargar la escala prevista en unas 24 o 48 horas; y nos permitirá estar en dos países distintos pagando tan solo un trayecto.

Ya he viajado así en varias ocasiones, pero hace unos meses viajé desde Suiza a Tailandia pasando, entre medias, un día y medio en Pekín. Es verdad que una ciudad como Pekín (con 21,71 millones de habitantes) no da tiempo visitarla completamente en algo más de 24 horas, pero lo cierto es que es genial poder visitar dos países distintos en tan solo un viaje.

Esta oferta con stopover que os cuento la reservé directamente al publicarla en Exprime Viajes hace unos meses y, de hecho, puedes verla haciendo clic aquí. Salió por 219 euros ida/ vuelta desde Ginebra a Chiang Mai pasando por Pekín y vuelta desde Bangkok, ¡un auténtico chollo! Además, el visado en China es gratuito si estás menos de 144 horas para personas con pasaporte español (entre otros muchos).

En el Templo del Cielo de Pekín (China)

En el Templo del Cielo de Pekín (China)

¿Qué es un stopover?

Los stopover son escalas largas de más de 5 horas (si no, sería un layover), que nos permiten conocer una ciudad gratis o por muy poco dinero. Hace tiempo que las compañías aéreas se dieron cuenta de que cada vez más se buscaban los vuelos directos, sin escalas, por lo que para animar a comprar esos billetes con largas escalas en los aeropuertos, bajaron los precios para los stopover. Generalmente, se hacen en las ciudades origen de las aerolíneas: con Emirates puedes conocer Dubai; con Ethiad, Abu Dhabi; con Turkish, Estambul; con American Airlines Nueva York; con Singapore Airlines, Singapur; con Air China (mi caso), Pekín…

En muchas ocasiones, sale más barato volar haciendo Stopover que con una escala de 3 horas y, además, podemos visitar una ciudad por el camino.

Muchas compañías, como Icelandair, anuncian explícitamente esta posibilidad, pero otras no dicen nada al respecto y no es porque prohiban o no permitan hacerlo, sino simplemente debido a que no lo usan como reclamo debido a que tradicionalmente mucha gente odia las escalas. por lo que tenemos que buscar los vuelos de diferentes formas. Hay veces que tendremos que llamar a la aerolínea, otras buscar por multitrayecto, otras directamente a través de su web… Lo que es seguro es que si tu vuelo tiene escala, la compañía habrá contemplado la posibilidad de que los viajeros soliciten esta posibilidad, por lo que no les sonará raro cuando les hables de alargar tu escala o hacer un stopover.

Algunas de estas aerolíneas te permiten, además, alojarte gratis en hoteles e incluso facilitan tours gratuitos por la ciudad. Todo depende de las horas de las escalas y las características de cada billete. Yo he podido hacerlo y algunas aerolíneas, normalmente las más ‘lujosas’, dan la posibilidad en sus condiciones, solo tienes que echarles un vistazo y ver si en tu billete nombra algo respecto a la posibilidad de alargar las escalas y los servicios que ofrecen para esto.

Cómo reservar un vuelo con Stopover

Para reservar el vuelo os pongo otro ejemplo: visitar China y Japón sin pagar dos billetes. Lo más sencillo, rápido y eficaz, es mirar los precios en distintos buscadores. En este caso, voy a utilizar Momondo, pero vale cualquiera (Skyscanner, Kayak, Trabber…)

Supongamos que queremos volar a Tokio el 4 de marzo desde Madrid, y volver el día 25 del mismo mes, parando 3 días antes en Pekín. Tenemos las siguientes opciones:

 

  1. Comprar los vuelos por separado, es decir, Madrid-Tokio (312 euros); Tokio – Pekin (275 euros); Pekin – Madrid (480 euros). Total: 1.067 euros. ¡Carísimo!

 

Vuelo Madrid - Tokio

Vuelo Tokio - Pekin

Vuelo Pekin - Madrid

 

2.-Comprar dos vuelos de ida y vuelta: Madrid – Pekin (413 euros), y Pekín – Tokio (338 euros). Total: 751 euros. Bueno, ¡ya nos hemos ahorrado 316 euros!

 

Vuelo Madrid - Pekin

Vuelo Pekin - Tokio

 

3.-Comprar un vuelo multitrayecto Madrid – Tokio – Pekín – Madrid (476 euros). ¡476 euros! Sí, ¡has visto bien! Casi 600 euros menos que comprándolo a través de la primera opción.

 

Vuelo multitrayecto Madrid-Tokio-Pekin-Madrid

 

Si buceamos entre los buscadores y aplicamos estos pequeños trucos, encontramos vuelos muy baratos que nos permitirán ahorrar mucho dinero para invertirlo en alojamiento, comida, ocio… Realmente es uno de los mayores trucos para viajar barato, y también a muchas personas es el que más le cuesta: planificar y hacer cálculos para ver qué opciones de transporte salen más económicas. Sobre todo y aunque en este caso no está tan relacionado con los stopover, merece la pena que cuando quieres hacer un viaje de larga distancia, consultes cuánto cuesta ese mismo trayecto desde los principales aeropuertos europeos, ya que en muchas ocasiones el ahorro puede ser mayúsculo.

¿Qué tenemos que tener en cuenta para disfrutar de un stopover gratis?

1.-Si necesitamos visado de entrada al país para esos días. Por ejemplo, cuando hicimos el stopover en China no lo necesitamos porque la estancia sería inferior a 144 horas. Sin embargo, si vuelas con Turkish, que suele hacer stopover en Estambul, sí necesitarás visa si quieres recorrer la ciudad mientras haces la escala.

2.-Tener flexibilidad a la hora de elegir fechas. Tener que ir o volver un día concreto, puede hacer que el precio se nos dispare en nuestro stopover.

Qué NO es un stopover

Se puede llegar a pensar que podemos extender un stopover todo el tiempo que queramos, pero esto no es así. No deja de ser una escala y, por tanto, siempre va a tener un límite de uno, dos o tres días como máximo, pero no más. No podemos pretender, por ejemplo, hacer una escala en un vuelo con British Airways desde Madrid a Hong Kong con escala en Londres, que nos permita pasar tres o cuatro días en la capital británica antes de marcharnos a Asia.

Dependerá de cada compañía el tiempo máximo que puedan extender una escala, teniendo en cuenta también la demanda que haya de los vuelos de conexión siguientes al que nosotros hayamos comprado en un principio.

Sin duda, hacer escalas largas o stopovers es algo fácil y sencillo; que no requiere de unan gran preparación y que podemos tramitar de forma sencilla con la compañía, ya que es algo que cada vez es más normal que las personas lo soliciten. Una vez encuentres tu trayecto ideal, ¡tan solo te queda disfrutarlo!

Un saludo,

Vanesa.

Pincha aquí y suscríbete a nuestra newsletter